Desvaídos

Alicia Gutiérrez Romo
Doctora en arte, fotógrafa y escritora.
Directora del Museo Universitario Leopoldo Flores
2012

 

Compenetrada con nuestro país, una y otra vez se identifica con el arte místico, milenario y enigmático que al igual que en su obra, se basa en la abstracción de las formas, por ello utiliza íconos prehispánicos, mestizos y actuales que nos contienen y marcan: tonalidades que van del traslúcido turquesa hasta el más nocturno azul, los que tal vez nos faltan en los ojos por haberlos regalado al agua al mirarla desde litorales, riveras, bordes de cenotes, playas, acantilados o cañones; cafés, negros y ocres de volcanes, rocas, tierras calientes y cálidas; rojos de guerra o pasión, de triunfo y el orgullo de saber construir y reconstruir culturas tomando lo valioso de las anteriores, entre las millones de paradojas de la historia mediata e inmediata de México. Tinturas traídas del mar en manos hechas cuenco, desenterradas de la superficie con uñas y dedos o capturadas del cielo en ocasos sangrantes. 

Óleo, acrílico, madera, relieves, bajorreileves que remiten y dan continuidad a las inacabadas exploraciones, al escrutinio de glifos y huellas que atraen inteligencias universales que aún con las máximas herramientas tecnológicas, no terminan por descifrar las incógnitas, ni de asombrarse por la sabiduría de nuestra cultura, que aún hoy establecidos en grandes urbes seguimos resguardando piel adentro. 
Vestigios de Teotihuacán, Chichén itzá, Mitzi, Tulúm, Bonampak, Yaxchilán, Calakmul y el sur de Campeche: espacios que Laura Enciso nos hace recorrer con sus pinceladas por sendas hoy seguras y transitables, antes duras de andar y valorar por los ancestros para establecerse y florecer; reminiscencias de días de mujeres y hombres hechos leyenda a fuerza de la mezcla de ciencia y especulación; mitificados, por complejos; invocados desde, en y alrededor de la magia; vida, paz, letargo, intensidad de truenos y torrentes vaciados sobre telas y maderas. 
En sus lienzos concilia violencia con templanza, a la vez el temple y la alquimia con que se estucaron las pirámides, mixtura de tintas y colorantes que permitieron plasmar en muros y murales, no solo hechos verídicos, sino la visión estética de artistas anónimos que, como hoy lo hace Laura Enciso, registran el impacto cosmogónico-religioso, motivaciones para narrar con ítems precolombinos obras de actualidad, pues como bien refiere la pintora: El arte es una fantasía que nos permite transitar por la realidad… El reto: fusionar elementos de mi herencia cultural en una expresión contemporánea.

 

 

 

© 2013 Laura Enciso​       Diseño y administración Beatriz Garduño bgm.difusion@gmail.com

  • Instagram
  • Icono Social blogger
  • Facebook icono social